La tarima de Bucaram luce muy sola, por ahora