Las redes sociales están armadas a partir de algoritmos sobre los que no reflexionamos