Las salvaguardias crearon una especie de ficción temporal para la industria local