Los derechos del fútbol finalmente salen de los canales estatales y clubes esperan mayores ingresos