Los vínculos entre parejas del mismo sexo y niños bajo su cuidado es algo que el Estado no puede detener