Ni Emelec ni Barcelona, es Delfín