Un nuevo ciberataque mundial de ransomware paraliza a las grandes multinacionales