Bienvenida la tecnología y la inteligencia artificial, pero para bien y no para mal