El cine ha perdido a dos grandes, la francesa Jean Moreau y el norteamericano Sam Shepard.