Hora de transparentar las cifras