La mesa servida que heredó el Gobierno actual fue con deudas por más de $50.000 millones } else {