La partida más triste…