Los datos macroeconómicos muestran que la mesa servida resultó ser un espejismo