Neymar a punto de irse a golpes con su compañero Nélson Semedo en el entrenamiento del Barça