Si la tecnología es el libro de vida de la gente, ¿cómo protegerse de los ciberdelitos?