Ecuador juega a ganar o perder ante Brasil en dos historias paralelas, pero con diferentes finales