El caso Odebrecht-Glas se precipitó de tal manera que ya fue imposible ocultar la putrefacción