El discurso de la canciller es uno, pero la política comercial de Ecuador se decide en otra parte