El vicepresidente sin funciones y con prohibición de salir del país, Jorge Glas, habla de muerte cruzada