Elecciones argentinas ponen distancias al populismo