En Ecuador la economía se ha convertido en una religión, mas no en una ciencia