LOADING

Type to search

La Casa Blanca aseguró que Trump negó una llamada pedida por Nicolás Maduro a Donald Trump

Redacción
La Conversación EC
sábado, agosto 12, 2017
En la crisis de Venezuela, las declaraciones intimidatorias pueden convertirse en combustible para el presidente venezolano, a quien se le sirve en bandeja la posibilidad de agitar a sus seguidores la idea del intervencionismo estadounidense, el viejo fantasma del imperialismo yankee.

Donald Trump advirtió al gobierno de Venezuela de la posibilidad de una acción militar si la escalada autoritaria del Gobierno de Nicolás Maduro persiste y la consideran necesaria. “Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluida la militar si fuera necesario”, dijo desde su club de golf de Bedminster, en Nueva Jersey, donde pasa sus peculiares vacaciones.

Venezuela no tardó en responder a esta advertencia con otra: el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, ha asegurado que las fuerzas armadas estarán en primera fila para defender la soberanía del país.

La Casa Blanca dio a conocer además que Maduro pidió una llamada telefónica con Trump este viernes por la noche, pero la respuesta del presidente estadounidense fue que no hablará con él hasta que se restaure la democracia en el país.

Trump lanzó su advertencia sobre posibles acciones militares contra Venezuela tras una reunión sobre seguridad con el secretario de Estado, Rex Tillerson, la embajadora de EEUU ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, y su consejero de Seguridad Nacional, el general H. R. McMaster.

“No voy a descartar la opción militar, es nuestro vecino y tenemos tropas por todo el mundo. Venezuela no está muy lejos, y la gente allí está sufriendo y está muriendo”, dijo. La situación del país, apuntó, se ha convertido “en un desastre peligroso”. Un periodista le preguntó qué opciones consideraba para el país y es entonces cuando comenzó su declaración: “Tenemos varias opciones sobre la mesa y, por cierto, no voy a descartar la militar”.

En la crisis de Venezuela, según El País, las declaraciones intimidatorias pueden convertirse en combustible para el presidente venezolano, a quien se le sirve en bandeja la posibilidad de agitar a sus seguidores la idea del intervencionismo estadounidense, el viejo fantasma del imperialismo yankee.

Hasta ahora, Estados Unidos ha optado por endurecer las sanciones contra personas clave del Gobierno y el entorno de Maduro, sin cerrar las puertas a penalizaciones económicas, pero este viernes el presidente advirtió de que también las armas están sobre la mesa. El Pentágono aclaró acto seguido que no ha recibido ninguna orden de la Casa Blanca sobre Venezuela, según Reuters.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *