La cirugía a corazón abierto a la corrupción ofrecida por Moreno necesita resultados