La danza logra conectar la parte física con la espiritual y emocional de los abuelos