La injerencia o no injerencia no justifica la indiferencia sobre Venezuela