‘La refinería era pura chatarra’