La tormenta Harvey sacó a flote unas hormigas de fuego tras su paso por Texas