Los últimos diez años no generaron confianza a los inversionistas