No hay que tolerar a los intolerantes que quieren imponer sus objetivos