LOADING

Type to search

Se busca un lugar en la historia de EEUU para el esclavo negro que destiló el primer Jack Daniels

Redacción
La Conversación EC
jueves, agosto 24, 2017
La figura de Green vuelve a la escena pública en plena polémica por la reacción del presidente Donald Trump a los actos racistas en Charlottesville (Virginia) y con el whisky de Tennessee viviendo uno de sus mejores momentos.

Lynchburg está a unos 120 kilómetros de Nashville, donde está la sede de Jack Daniels. Es uno de los lugares donde se forjó la historia de Estados Unidos. Lo visitan cada año unas 300 mil personas. Los amantes del whisky pueden ver en una fotografía al fundador posando con sus empleados. Justo a su izquierda aparece uno de los hijos de Nearest Green, el verdadero maestro en el fino arte de la destilería.

El origen de la que está considerada como la destilería más antigua de América se remonta a algún momento en la década de los años 1830, aunque la marca no fue registrada hasta 1866. Jack contrató a Green, un antiguo esclavo, al año de terminar la Guerra Civil. Fue el que le enseñó cuando aún era muy joven el proceso para destilar el licor, reseña El País.

Los actuales dueños de la marca le reconocieron hace poco más de un año como el verdadero maestro, pero su figura sigue en la sombra. La autora Fawn Weaver busca ahora que se haga de una vez para siempre justicia con Uncle Green. Le llamó la atención tras visitar el museo que no haya referencia alguna a la primera persona que en realidad está detrás de la creación de unos de los alcoholes más reconocidos del mundo.

El nacimiento del Jack Daniels, según Weaver, fue en parte posible gracias a la contribución de un esclavo. “Cuando Jack estaba vivo, cuando sus sobrinos y sobrinas estaban vivos, nadie cuestionaba que Nearest y sus chicos eran los que hacían el whisky”. Lo que no sabe la autora es cuándo la compañía decidió borrar esa parte de la historia.

Jack Daniels fue adquirida por Brown-Forman Corporation hace seis décadas. El legado del esclavo se perdió unos años después, cuando los responsables de la imagen de la marca decidieron dar un giro en las campañas de publicidad. Fawn Weaver, que está escribiendo ahora un libro, espera que su trabajo sobre Nearest Green ayude a cambiar la percepción del público hacia el maestro destilero.

The New York Times ya escribió el año pasado un artículo con la historia de Green, que se hizo viral. Weaver acaba de crear, por su parte, una fundación que lleva el nombre del antiguo esclavo de Tennessee dedicada a realzar su figura en la industria. Considera que este es un ejemplo más que demuestra cómo los blancos y los negros trabajaron juntos durante y después de la Guerra Civil.

La figura de Green vuelve a la escena pública en plena polémica por la reacción del presidente Donald Trump a los actos racistas en Charlottesville (Virginia) y con el whisky de Tennessee viviendo uno de sus mejores momentos. Jack Daniels no es solo uno de los productos más icónicos de la región, también es uno de los que más se exportan en el mundo.

Facebook Comments

Tags:

Temas relacionados