Unos $34 millones al año se ahorrará el Estado solo con ajustar el 10% del salario a altos cargos