Barcelona, 19 años después, entre los cuatro mejores de Sudamérica y con nueve hombres en cancha