Cuantificar la evasión es una tarea pendiente no solo en Ecuador sino en toda América Latina