El Código Orgánico de la Función Judicial da lugar a la preeminencia de lo político sobre lo técnico en la selección de jueces