El gobierno de Lenín Moreno parece estar signado por el contrasentido