El plan económico debe apuntar a reducir el peso de la deuda sobre el PIB