Irma, el mayor huracán nunca registrado en el Atlántico, comienza a dejar devastación