La cerámica de Real Alto prueba que Valdivia es la cuna de la civilización de estas tierras