La FEF lo único que ha hecho es poner a Gustavo Quinteros en la congeladora