La paradoja de Moreno: un país menos crispado y tensiones con AP