La reelección indefinida, una aberración