Los inversionistas quieren un país seguro y apegado al derecho, con autoridades probas