Para producir, importar y exportar se necesita un comercio libre sin camisa de fuerza