Cuando un río es una persona: de Ecuador a Nueva Zelanda, la naturaleza recibe derechos