LOADING

Type to search

Ecuador debe tener cuidado y ser precavido si piensa endeudarse con China

Jorge Calderón Salazar
Tecnológico ARGOS
miércoles, octubre 25, 2017
El gobierno anterior comprometió más de 2000 millones de barriles de petróleo a China a cambio de recibir recursos a tasas por encima del 9%. Por tanto, el gobierno actual debe ser cuidadoso y precavido al momento de contraer nueva deuda. Tendrá que emprender negociaciones adecuadas en cuanto a montos, tasas de interés y plazos.

Son positivas las visitas que realiza el ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana, a diferentes países como Estados Unidos y China en aras de buscar nuevas alternativas de financiamiento y atraer inversiones, tan necesarias, para el país.

Definitivamente, China se convirtió en el principal acreedor de nuestro país, la obtención materias primas (alrededor del mundo) es sin duda una prerrogativa del gigante asiático para mantener su crecimiento, y más aún cuando hay sectores relacionados a las materias primas en aquellos países donde invierte o presta dinero, son más apetecidos pues “cierra el círculo”, está fórmula se repite a lo largo de todo el mundo en Asia, África, América Latina, y Ecuador no es la excepción.  Desde 2007 la relación económica y de cooperación entre ambos países ha sido especial, sobre todo basada en la entrega de créditos, la explotación petrolera y la venta de servicios, evidenciada en los jugosos contratos de pre-venta petrolera celebrados por el gobierno de Rafael Correa, y que su sucesor, Lenín Moreno, busca renegociar con el objetivo de mejorar las condiciones para el país.

En la actualidad Ecuador está cancelando -con petróleo- cinco préstamos al gigante asiático. ¿Cuál ha sido el beneficio de las negociaciones con China? ¿Qué garantía tiene ese país al formar parte de los proyectos del Ecuador?  Los contratos petroleros hipotecan la producción petrolera ecuatoriana hasta el año 2024, aproximadamente, comprometiendo los ingresos del actual gobierno de Lenín Moreno (2017-2021) y del siguiente.

El gobierno anterior comprometió más de 2000 millones de barriles de petróleo a China a cambio de recibir recursos a tasas por encima del 9%. Por tanto, el gobierno actual debe ser cuidadoso y precavido al momento de contraer nueva deuda. Tendrá que emprender negociaciones adecuadas en cuanto a montos, tasas de interés y plazos.

Asimismo, el gobierno debe evitar la concentración de los grandes contratos en los sectores estratégicos en pocas empresas de determinados países, como China y Brasil, para garantizar así una competencia adecuada, así como también sea más atractivo para los diferentes inversionistas.  Los potenciales inversionistas deben tener certeza de que los procesos, en Ecuador, serán transparentes; solo así, por ejemplo, será posible encontrar un socio estratégico para desarrollar el proyecto de la Refinería del Pacifico (hasta ahora lleva devengados $1.500 millones), igual en otros proyectos del ámbito minero y eléctrico y que el expresidente Correa indicó al final de su mandato que la inversión total bordearía los $12.000 millones. Con un petróleo a la que oscila entre $45 y $50 su precio en el mercado internacional, es difícil que Ecuador consiga otras fuentes de financiamiento atractivas para ejecutar la obra.

Ojalá que el gobierno consiga condiciones favorables, diferentes a las obtenidas por el gobierno pasado en los futuros endeudamientos que deba realizar, recordemos que endeudarse no es malo, lo malo es para que se use esa deuda. Gran parte del endeudamiento realizado por el gobierno anterior se realizó en condiciones muy desfavorables y es preciso ahora revisar dichas condiciones para el futuro.

 

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *