El abuso infantil tiene vía libre en un mundo que considera menos personas a niños y niñas