El nobel de economía: ni tan literario ni tan humanista