Estado concentrador y gobierno populista: un modelo proclive a la corrupción