Jorge Glas, desde la cárcel, asegura que sus vacaciones fueron autorizadas por él mismo