La clave no está en aumentar impuestos, sino en reducir el gasto público